en_que_cosiste

El primer tiempo del tratamiento osteopático incluye un examen completo: anamnesis, inspección de la postura, palpación de los tejidos y articulaciones, tests de movilización activos y pasivos, tests ortopédicos y neurológicos, examen radiológico y pruebas de laboratorio que pueda aportar el paciente.

El examen osteopático va a evidenciar todas las alteraciones mecánicas del aparato locomotor, del cráneo y del sistema visceral. Después de esta evaluación cuidadosa, precisa, completa y global, el Osteópata establecerá la cadena lesional del paciente.

En la parte terapéutica el Osteópata aplicará toda una serie de técnicas adaptadas al diagnóstico osteopático previamente establecido.

El ritmo de las sesiones de tratamiento varía de un caso a otro, habitualmente se requiere un tratamiento cada 15 días a tres semanas, salvo en los casos muy agudos en donde las sesiones pueden realizarse con mayor frecuencia.

Los campos de acción de la Osteopatía son triples:

Aparato locomotor en general, pero sobre todo la columna vertebral.

Las algias vertebrales representan el motivo más frecuente de consulta en osteopatía: cervicalgias, tortícolis, neuralgias cervicobraquiales, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas o cruralgias son patologías donde la Osteopatía es muy eficaz

Osteopatía y hernias discales lumbares:

Aunque la Osteopatía no siempre suprime la hernia en sí, en un elevado porcentaje de los casos consigue evitar posibles intervenciones quirúrgicas, al disminuir los síntomas producidos por la hernia y mejorar la función del segmento.

El tratamiento incluye manipulaciones articulares, tratamiento de tejidos blandos, así como técnicas de flexión- distracción (la flexión distracción asociada a las otras técnicas osteopáticas permite actuar a nivel del disco intervertebral bombeándolo y disminuyendo el edema discal, actúa sobre ligamentos, cápsulas articulares, músculos, mejorando la circulación local tisular y suprimiendo el dolor referido que está en relación con estos elementos).